Los fabricantes de autos alertaron a la policía.

La Policía Civil de Santa Catarina, Brasil cerró una fábrica en la ciudad de Itajaí que supuestamente estaba construyendo réplicas de modelos de Ferrari y Lamborghini. Los policías descubrieron ocho réplicas en el taller, cuales forman parte de una esquema de falsificación denunciada por los dos fabricantes italianos. Las réplicas fueron vendidas por alrededor de 180,000 y 250,000 reales brasileños (entre $47,774 y $66,353 a los tipos de cambio actuales). El taller utilizó partes de carros viejos entre otros materiales de baja calidad, y los vehículos fueron hechos al pedido.

“Estaban instalando el motor de un [Chevrolet] Omega,” dijo el delegado Angelo, Fragelli, quién fué responsable por la operación, en una entrevista con el periódico Folha de São Paulo.

Galería: Fábrica ilegal de Ferrari y Lamborghini

Según la Policía Civil, la investigación comenzó hace dos meses, después de recibir una queja de un bufete de abogados en São Paulo que representaba a Ferrari y a Lamborghini. Las dos compañías tiene un equipo que se dedica a investigar operaciones ilegales en varios países y fue este equipo quienes encontraron esta esquema en Brasil.

Fábrica clandestina de Ferrari e Lamborghini
Fábrica clandestina de Ferrari e Lamborghini

Dentro del taller habían ocho vehículos incompletos, y herramientas y moldes para la producción y falsificación de piezas como bancos y insignias de marcas registradas. Dos hombres fueron arrestados, padre e hijo, dieron su testimonio a la policía y fueron liberados. Según la policía, los sospechosos dijeron que los autos eran prototipos legales. Sin embargo, serán acusados de un delito contra la propiedad industrial.

Fábrica clandestina de Ferrari e Lamborghini
Fábrica clandestina de Ferrari e Lamborghini

La policía dijo que también investigaría a los que compraron réplicas. Fragelli agregó que si la policía puede probar que los compradores que hicieron un pedido sabían que los productos eran falsificados, también podrían ver acusaciones por recibir la propiedad falsificada.

El plan de falsificación ya estaba en problemas antes de que la policía cerrara las operaciones. Las personas que compraron vehículos réplica, se quejaron de la demora en la entrega presentaron dos demandas.

Fotos: Polícia Civil de Santa Catarina