Esta interpretación americana del Citroën 2CV tenía un cuerpo de plástico y un motor de dos cilindros enfriado por aire.

Nombre: Chrysler CCV (era China Concept Vehicle inicialmente, pero fue cambiado a Composite Concept Vehicle)

Debutó: Motor Show de Frankfurt en 1997

Especificaciones: motor de 0.8 litros con dos cilindros enfriado por aire produciendo 25 caballos de fuerza, 36 libras-pie (49 Newton-metros) de torque, 1199 libras (544 kilogramos) de peso, 0 a 60 mph (96 kph) en 23.6 segundos y una velocidad máxima de 70 mph (113 kph).

Por qué lo recordamos ahora:

Aunque nadie lo hubiese considerado el auto más hermoso jamás fabricado, el CCV de Chrysler tenia el claro propósito de ser un vehículo barato para transportar a las masas en países en desarrollo.

Mucho antes de que el Tata Nano tomara por asalto al mercado indio, Chrysler tuvo la idea de un auto suy similar. Pequeño, barato para comprar y mantener para  compradores menos favorecidos del tercer mundo. Inspirado en términos filosóficos, y hasta en su denominación, por el legendario Citroën 2CV de Europa, el CCV se desarrolló específicamente para las personas que viven en países del tercer mundo donde las carreteras no son perfectas, por eso incluye una separación del suelo de  generosos de 200 milímetros (7.87 pulgadas).

Galería: Concepto Chrysler CCV 1997

Lo más destacado del concepto fue su cuerpo ultra liviano, hecho de tereftalato de polietileno (PET), el mismo plástico utilizado para hacer botellas de refrescos. Este carrito barato demoró solo seis horas y media en construirse o aproximadamente tres veces menos que un automóvil compacto de esa era, tenía un cuerpo reciclable diseñado por Brian Nesbitt, el mismo hombre responsable por el diseño del PT Cruiser, que es extrañamente similar.

El Chrysler CCV usó el equivalente a 2,000 botellas de PET en la manufactura de la carrocería que pesaba solo 95 kg (209 lbs) y que estaba conformada de cuatro atornillados entre sí. Pero no todo era plástico en su estructura, también había bastidores de metal para alojar el motor y la suspensión. Hablando del motor, se trataba de una unidad de dos cilindros enfriada por aire al igual que en el 2CV, proveído por el fabricante de cortadoras de césped Briggs & Stratton. El pequeño motor de 0.8 litros produjo solo 25 CV, pero solo tenía que mover 1199 libras (544 kg).

EL CVV fue concebido para los mercados con volante a la izquierda y a la derecha, por lo que podía adaptarse muy fácilmente a una u otra configuración, y tenía un gran techo de tela enrollable similar al 2CV. Habían cremalleras para hacerlo convertible, mientras que el interior era lavable y cada puerta tenía un ingenioso deslizador para reemplazar los mecanismos convencionales de las ventanas. En aquel entonces, el vicepresidente ejecutivo de Chrysler, François Castaing, dijo que el CCV era "tan fácil de armar como un juguete" y que las pruebas de choque posteriores mostraron que era seguro.

El Chrysler CCV nunca llegó a la producción, ya que una de las condiciones estipuladas en la "fusión de iguales" de DaimlerChrysler de 1998 era que el proyecto se archivara. En otras palabras, Mercedes lo mató.

'