Si hubieran diseñado al 992 como un carro de carreras para las vías públicas, se vería así.

Hay mucho que admirar de la nueva era 992 del Porsche 911. Las líneas son más suaves, la carrocería es voluptuosa y todo se combina para crear un ambiente deliciosamente retro que se siente moderno. Rain Prisk en Facebook creó esta increíble representación de cómo la última generación podría verse como un modelo GT1 listo para la carrera. Y sí, es simplemente precioso.

 

Ha pasado un tiempo desde que vimos imágenes nuevas del diseñador, pero la espera valió la pena. La nariz larga y relativamente plana y el parabrisas de inclinación pronunciada forman una combinación perfecta para crear un GT1. En lugar de simplemente agregar guardabarros más grandes para una conversión amplia, esta interpretación exagera el largo con una carrocería que se extiende horizontalmente en las aperturas de las ruedas delanteras y traseras. Combinado con la columna central que se conecta con la ala masiva, el GT1 imaginado se ve como si se estuviera moviendo a velocidades altas aun cuando esta quieto.

El diseño toma inspiración del clásico 911 GT1 Evo de 1997, cuando para cumplir con los requisitos de homologación, Porsche construyó 25 modelos legales de calle llamados GT1 Strassenversion, aunque tanto los autos de carrera como los de carretera fueron muy diferentes a los 911 comunes. Para empezar, el motor plano de seis cilindros estaba en el medio en lugar de la parte trasera. De hecho, lo único que el 911 GT1 y un 911 estándar del día compartían eran los faros y las luces traseras. En cuanto al motor, se trataba de un monstruo de 600 caballos de fuerza (447 kilovatios) con ajuste de carrera y ajustado a 536 hp (400 kW) para uso en la calle.

Esta representación parece estar basada mucho más en el modelo de producción, lo cual habla de lo acertado del diseño del nuevo 911. Con una potencia estimada en 600 hp, el próximo 911 Turbo no tendrá ningún problema en motivar un nuevo GT1. ¿Qué dices, Porsche? ¿Listo para ir a las carreras?

Fuente: Rain Prisk via Facebook