FCA quiere convertirse en uno de los líderes en electrificación automotriz.

Dodge se ha convertido en sinónimo de carros de alto rendimiento que pueden cautivar a cualquiera. Entre esos vehículos está el Challenger, que tiene una versión Hellcat con 707 caballos de fuerza. Si eso no es suficiente, también está el SRT Demon, que estira la cifra hasta 840 con el tipo de combustible correcto.

Luego, está el hermano de cuatro puertas, el Charger, que también tiene su propia versión del Hellcat que produce los mismos 707 caballos. Y aún cuando el nuevo Charger Hellcat Widebody está disponible, el nuevo jefe de tren motriz global de FCA Micky Bly insiste en que "el público quiere más que (lo que está disponible) hoy".

En una entrevista con The Detroit Bureau, Bly se mostró positivo sobre el futuro de la electrificación de FCA, el cual podría incluir versiones de alta potencia del Charger y el Challenger. No confirmó que ambos carros tendrán trenes eléctricos en desarrollo, pero dejó saber que "cumpliran un rol".

The Detroit Bureau también mencionó que varios miembros de FCA han indicado que los futuros modelos de Hellcat podrían tener un sistema semi híbrido, que agregaría alrededor de 130 libras-pie de torque mientras que solo pesa menos de 100 libras, un precio bastante pequeño para ese impulso extra y la obvia ventaja que le daría en una carrera de aceleración.

Galería: Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020 y Dodge Charger Scat Pack Widebody 2020

Como se mencionó, Bly se mostró optimista sobre la electrificación de FCA. De hecho, indicó que quiere reposicionarse como uno de los líderes en electrificación en los próximos 12 a 18 meses. Eso es mucho decir, especialmente si consideramos que hasta la fecha FCA no tiene un vehículo eléctrico de alto volumen.

Dicho esto, sería interesante ver si estas palabras toman forma en el futuro, algo que estaremos siguiendo muy de cerca.