Queremos creer que así será…

El Final Edition que ves arriba lanzado a fines de 2015 es la forma en que Mitsubishi se despidió de una leyenda: el Lancer Evolution. Desde entonces, los funcionarios de la compañía han reiterado que era poco probable ver resurgir este carro, e incluso si lo fuera, sería más probable un SUV de performance en lugar de un sedán con raíces en el rally como el original. Si creemos (eso queremos) en un nuevo informe publicado por Autocar, parece que están cambiando de opinión, y podríamos ver una nueva evolución.

Autocar afirmó que “fuentes japonesas no reveladas” señalaron que la undécima generación del Lancer será otro Evolution con un tren motriz derivado del Renault Mégane RS. Ten en cuenta que el informe no se refiere a la generación actual, sino a la siguiente de lo que actualmente es el carro de producción con tracción delantera que más rápido circuló en Nürburgring.

Mitsubishi says the Lancer Evolution is dead for good

En su forma más poderosa, el Megane RS Trophy y su hermano el Trophy-R incluyen un motor a gasolina de 1.8 litros turboalimentado con 296 caballos de fuerza y ​​295 libras-pie de torque. Gracias a la rumoreada implementación de una configuración híbrida de 48 voltios diseñada por la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi junto a un incremento a 2.0 litros, lo que elevará la potencia a a 341 caballos y 319 libras-pie.

Incluso si estas cifras son auténticas, no abrirán tus ojos tanto como el poderoso Lancer Evolution X FQ-440 MR, que tenía 440 caballos y 412 libras-pie. Por cierto, la edición especial del Reino Unido, limitada a 40 unidades, todavía es considerada por algunos como el auto de cuatro cilindros de producción más potente que se haya fabricado, eclipsando incluso al próximo Mercedes-AMG A45 S con sus 416 caballos y 369 libras-pie.

Volviendo al Lancer Evo XI, Autocar también apunta que el carro estaría montado sobre la plataforma CMF-C / D F4 desarrollada por la alianza, con tracción total estándar. No hay una certeza de cuándo podría ser lanzado pero creemos que tomará algunos años. Eso si Mitsubishi efectivamente planea rivalizar con el Subaru WRX STI una vez más y no piensa convertir un nombre histórico en una crossover como hizo con el viejo Eclipse.

Fuente: Autocar