El costo y la infraestructura de recarga son solo dos de muchos obstáculos.

Es mejor que aquellos que esperan por una revolución de camionetas electrificadas se armen de paciencia.  En una entrevista con Bloomberg TV (al punto 3:45) sobre la inversión de $150 millones de la compañía en su planta en Flint, Mark Reuss, presidente ejecutivo de General Motors dijo que una camioneta eléctrica tardaría un tiempo en llegar. El ejecutivo añadió que hay varios obstáculos que el desarrollo de una camioneta eléctrica tiene que superar antes de soñar con suplantar a los camiones con motores de combustión interna.

Primero, según Reuss, los fabricantes de automóviles tienen que reducir los tiempos de carga de las baterias. Inundar de un solo golpe la batería un vehículo eléctrico con energía puede causar una separación del recubrimiento que se forma alrededor del ánodo de las baterías de iones de litio, lo que puede ocasionar problemas en la batería. En segundo lugar, Estados Unidos necesita una infraestructura de carga sólida, similar a la actual infraestructura de gasolina y diésel.

Luego está el costo, o paridad de costos, algo que Reuss discutió a principios de este mes. Las camionetas eléctricas tendrán que alcanzar la paridad de costos con los camiones a gasolina o ser más baratas aún. Durante la entrevista dijo que muchas personas compran camiones para trabajar y que nadie pagará más por un camión de trabajo. Luego está el problema de hacer que una camioneta eléctrica funcione de manera tan confiable como un camión de gasolina. Los clientes esperan que arrastre, remolque y recorra grandes distancias de manera confiable sin preocuparse por la recarga o otros fallos de funcionamiento.

Aunque Reuss haya dado poca información sobre las camionetas eléctrica de GM, es posible que haya brindado una sugerencia involuntaria. Cerca del final del segmento que discute sobre los camiones eléctricos, Reuss dice que podrían encontrar éxito en el nivel más alto, rápido, capaz y lujoso, pero que no cumplirían con las exigentes expectativas de las camionetas de hoy. Eso nos hace pensar que la camioneta eléctrica de GM no será un modelo de lujo de alto precio, sino que estará diseñado para funcionar a cada precio.

GM tiene un plan para lanzar 20 vehículos eléctricos nuevos antes de 2023. Reuss cree que la paridad de costos se producirá más temprano que tarde. Una camioneta eléctrica tiene que superar las expectativas de los clientes. La lealtad de marca de los compradores de camiones es feroz; sin embargo, si los últimos años son un indicador, están abiertos a nuevos motores así como a otros tipos de avance tecnológico.

Fuente: Bloomberg