No se sabe mucho del nuevo motor, salvo que tiene ocho cilindros en 'V' y que será extremadamente poderoso.

La Ford F-150 equipada con el motor V6 EcoBoost de 3.5 litros es una pickup tremendamente capaz. Su versión más poderosa, la F-150 Raptor cuenta con una versión de ese mismo motor que es capaz de desarrollar 450 caballos de fuerza (336 kilowatts) por lo que, naturalmente, no carece de potencia. De lo que sí carece es del sonoro motor V8 que hizo las delicias de los dueños de la generación anterior de esta camioneta, inspirada en las legendarias carreras de desierto en Baja California.

En días pasados comenzó a circular un rumor que indica que quizás los ejecutivos de Ford oyeron el clamor por una Raptor V8. Un nuevo reporte de Ford Authority alega que el fabricante está en plena fase de prueba de precisamente ese vehículo, y que él mismo ya cuenta con luz verde para su producción.

El reporte está basado en información provista por fuentes anónimas que dicen conocer los planes de productos futuros del óvalo azul. Ford Authority no índica si dichas fuentes son empleados de Ford, pero sí dice claramente que la Raptor V8 no solo está en fase de desarrollo, sino también que no se trata de una pickup V8 cualquiera. Aparentemente esta nueva Raptor V8 dejará atrás por mucho a la actual versión V6 EcoBoost dobleturbo, y tendrá el poder suficiente para enfrentar a la próxima Ram Rebel TRX, la versión del alto poder de la Ram 1500, que contara con un Hellcat V8 con más de 700 hp (522 kW) bajo el capó.

La fuente no ofreció ningún detalle sobre cual será el motor de la próxima Raptor, pero si Ford quiere mantener el estatus de la Raptor como la máxima bestia para rutas sin pavimento, el V8 supercargado de 5.2 litros del próximo Mustang Shelby GT500, que con seguridad producirá más de 700 hp, es la opción más lógica.  Pero no la única.

El reporte de Ford Authority también menciona otra posibilidad; el nuevo V8 de un solo árbol de levas con 7.3 litros de desplazamiento, al que Ford describe como el motor de gasolina más poderoso en su categoría, siendo dicha categoría la de las pickups de trabajo pesado. Al igual que el 5.2 litros, la potencia de este motor sigue siendo aún un misterio. Sin embargo, es difícil imaginar como podría llegar a los niveles de V8 Hellcat sin que que Ford lo dote de un supercargador. Y allí si estaríamos hablando de un verdadero monstruo.

De ser cierto, este sería sin duda un desarrollo interesante, el cual estaremos siguiendo de cerca las próximas semanas.

Fuente: Ford Authority

Galería: Prueba 2019 Ford F-150 Raptor