La interpretación de Bertone del icónico 33 Stradale, es una ventana a como se veía el futuro en 1976.

Nombre: Alfa Romeo 33 Navajo
Debut: Motor Show de Ginebra de 1976
Motor: V8 de 2.0 litros
Especificaciones: 230 caballos de fuerza

La historia del automóvil está repleta de modelos únicos, casi todos con historias interesantes detrás de ellos, pero pocos son tan especiales como el Alfa Romeo 33 Navajo. Este supercarro con inspiración de nave espacial diseñado por Bertone, debutó en el Motor Show de Ginebra de 1976, y fue el último de una serie de carros conceptuales construidos por las casas de diseño italianas más importantes del momento, en base al fantástico Alfa Romeo 33 Stradale. 

Inspirado por un ícono

La producción del Alfa Romeo 33 Stradale finalizó en 1969, con un gran total de solo 18 unidades construidas, llevándose con él una era de oro en materia de diseño de la casa de Alfa Romeo. El 33 Stradale fue seguido por otros modelos como el GTV y el Montreal de los años 70, que a pesar de ser carros icónicos por derecho propio, dejaron atrás las esbeltas líneas del 33 Stradale por diseño más angulares y rectilíneos.

Mucho después del fin de la producción del 33 Stradale, Nuccio Bertone adquirió uno de los chasis restantes (específicamente el chasis no. 750.33.11) creando su propia interpretación, llevando su estilo por una dirección nueva y muy peculiar.  El Alfa Romeo 33 Navajo fue uno de seis modelos únicos basados en el 33 Stradale, que incluyen entre otros los Carabo, Iguana, y Cuneo, diseñados por Bertone, Giugiaro, y Pininfarina. Entre todos ellos fue el Navajo, de inspiración hiperfuturista, el que rompió más drásticamente con el diseño de la marca.

1976 Alfa Romeo 33 Navajo Concept By Bertone
1976 Alfa Romeo 33 Navajo Concept By Bertone
1976 Alfa Romeo 33 Navajo Concept By Bertone

Bertone extendió la base del 33 Stradale y montó sobre ellas una carrocería hecha casi enteramente de fibra de vidrio. En su debut en Ginebra, el 33 Navajo estaba equipado con un motor V8 de 2.0 litros que produce 230 caballos de fuerza colocado detrás del conductor. Su mayor longitud permitió recompensar a sus ocupantes con una cabina más espaciosa que la del 33 Stradale. Sus ángulos y líneas rectas, sus faros retráctiles y sus líneas decorativas naranja, complementado con los emblemas de Bertone en su alerón trasero, le dieron al Navajo una apariencia muy futurista, que hacía que el resto de los prototipos basados en el 33 Stradale luciera aburrido.

Desafortunadamente, como era costumbre en la época Bertone solo construyó una unidad del 33 Navajo. Reportes de la época indican que el 33 Navajo fue construido a un costo de $3,000,000, o el equivalente de $13,500,000 de 2020. Hoy se desconoce cuál fue su destino, pero una gran cantidad de imágenes y literatura nos deja un gran legado de la visión de Bertone hace 45 años de lo que podría haber sido un Alfa Romeo del futuro.

Galería: Alfa Romeo 33 Navajo Concept por Bertone 1976