El artista, David Kimble, nos regresa 30 años para una mirada única al predecesor del Corvette 2020.

El artista automotriz David Kimble ha "abierto" una plétora de autos en su carrera larga, pero tiene una afinidad por el Corvette. Ha dibujado muchos modelos a lo largo de los años, pero también tiene un cariño personal por el automóvil deportivo de Estados Unidos del año 1967, y él intentó pedir un Stingray nuevo con el paquete infame, el L-88.

Después de 20 años, Kimble se encontró en los pasillos de GM reuniendo fotos y información para el proyecto que se ve a continuación. Este es el prototipo Corvette Indy de 1988: una versión revisada del concepto Corvette Indy de 1985, que solo fue un dibujo. Esta versión tenía un motor real, y sirvió como inspiración para el prototipo famoso de motor central, el CERV III en 1990. Ahora todos sabemos qué termino siendo el primer Corvette con motor central.

Tales ideas han ido y venido a lo largo de la larga historia del Corvette, pero la aparición del Indy Concept en el Detroit Auto Show de 1986 fue un poco diferente. Para empezar, todavía existía una gran expectación en el mundo del motor para el Corvette C4, que se había lanzado solo un par de años antes. General Motors también adquirió a Lotus ese año, por lo que hubo interés en poner en práctica algunos de sus conocimientos especializados de desempeño.

En pocas palabras, el modelo Indy Concept con su promesa de tracción total, potencia épica y una gran cantidad de dispositivos tecnológicos recibió suficiente interés como para justificar la construcción de un par de prototipos para 1988. Al final, solo existió un CERV completamente funcional, pero afortunadamente para nosotros, Kimble estaba en medio de la acción para pelar las capas de nuevo en una ilustración. La cosa es que él no estaba allí para el auto per se, sino el motor.

 

Alrededor de esta misma época (1988), hubieron rumores de algún tipo de super Corvette con un V8 DOHC de 400 caballos de fuerza. Ese auto finalmente se convertió en el legendario Corvette ZR-1 C4, y para crédito de Chevrolet, los detalles estaban bien protegidos. Sin embargo, el LT5 V8 de 32 válvulas del ZR-1 tuvo una doble función como el motor de montaje intermedio para el Indy Concept, por lo que una revista contrató a Kimble para hacer un corte del auto. Sería genial tener un boceto del prototipo, pero el objetivo real era tener una buena visión de este V8 diseñado por Lotus antes de que Chevy hiciera un anuncio oficial.

Afortunadamente para nosotros, Kimble es un hombre que no escatima en un proyecto. Echó un buen vistazo al motor, pero como puede ver, no perdió ningún detalle del resto del carro. El motor es ciertamente el centro y la parte frontal en esta representación recortada del prototipo, pero eso también nos da un vistazo a su empaque transversal en el cuerpo de fibra de carbono y Kevlar. Si observa de cerca al motor, verá que el pleno de admisión varía del que fue usado para el LT5 en el ZR-1. Los colectores de escape también son obviamente diferentes, girando para reunirse en un solo silenciador con dos puntas en la parte posterior. Tomando todo en cuenta, el molino se parece mucho al LT5 V8 que impulsó el ZR-1 desde 1990 hasta 1995.

Chevrolet Corvette Indy Concept de David Kimble
Chevrolet Corvette Indy Concept by David Kimble

El motor puede tener una colocación prominente en el corte, pero no es el único elemento de nota en la parte trasera. La suspensión trasera totalmente independiente abandonó los resortes tradicionales y los puntales para una configuración activa, es visible a través de los enormes neumáticos y las ruedas direccionales del Corvette. El diseño del ala trasera puede parecer familiar también, porque fue adoptado para el Chevrolet Camaro de 1993.

Chevrolet Corvette Indy Concept de David Kimble
Chevrolet Corvette Indy Concept by David Kimble

La cabina de dos asientos del prototipo fue un paso adelante al diseño del concepto original de asiento único. Representado aquí, Kimble captura parte de la tecnología que fue revolucionaria en ese momento, pero que prácticamente se da por sentado ahora. Por ejemplo, la pantalla en el centro del tablero es para una cámara de vista trasera, mientras que el grupo de instrumentos digitales también tiene disposiciones para la navegación.

También notará la falta de vínculos en el pedal del acelerador. Kimble es conocido por incluir tales detalles en sus cortes, pero el Corvette Indy fue completamente conducido por cable. También estaba equipado con frenos,y ya que estamos mirando el área alrededor del acelerador, observe el eje que se extiende hacia la rueda delantera izquierda. Tal como prometía el concepto original de 1986, el prototipo Corvette Indy tuvo tracción total.

En fin, el trabajo invertido en el prototipo Corvette Indy paso al concepto CERV III de Chevrolet en 1990. Aunque técnicamente no se llamó Corvette, el CERV III tomó prestado y mejoró muchas de las características del Indy. La potencia del motor se incrementó significativamente gracias a un par de turbos, el diseño se modificó para ser un poco más general, y aunque nunca entró en producción, estaba casi listo para la producción. Si los ejecutivos le hubieran dado luz verde, esto podría haber sido el Corvette C5 en 1997. Pero, por desgracia, no estaba destinado a serlo.

Corvette Indy Concept
1990 CERV III Concept

Ahora que finalmente está aquí un Corvette de motor central, es evidente que el estilo del nuevo Stingray fue influenciado por estos conceptos, especialmente con las tomas laterales inclinadas hacia adelante. Quizás David Kimble ya está trabajando en otro corte de Corvette, ejerciendo su extraordinario talento en el Stingray 2020 para que podamos ver una vez más debajo de la superficie para apreciar sus complejidades.