¿Podríamos haber visto un Corvette de motor central en producción hace casi 30 años?

Es oficial. Desde hoy existe un Corvette de motor central de producción regular. La llegada del Corvette Stingray 2020 representa un momento histórico para el icónico deportivo estadounidense, pero como probablemente ya hayas escuchado, el paso a esta nueva configuración había estado siendo estudiada durante las últimas seis décadas. De hecho, recientemente dimos un paseo por la historia del Corvette con motor central, destacando no menos de 10 prototipos. Ahora que el C8 está aquí, lo comparamos con el más reciente de ellos.

Curiosamente, el prototipo mantiene su vigencia al ser comparado con el nuevo C8 Stingray. A pesar de tener casi 30 años de edad, el CERV III representó en aquel momento un gran avance tecnológico para GM. Incorporó características como suspensión ajustable, cuerpo compuesto liviano, dirección en las cuatro ruedas, transmisión automática de seis velocidades y tracción total, detalles verdaderamente revolucionarios para la época, de hecho la última es una característica que ni siquiera se ofrece en el C8, al menos por ahora.

CERV III Concept
CERV III Concept

También tenía potencia, de hecho muchísima. Las raíces del CERV III se remontan al concepto Corvette Indy de 1985, una maqueta fabulosamente futurista que presumía de un motor V8 doble turbo de 2.8 litros derivado del Indycar que generaba más de 600 caballos de fuerza. El motor Indy fue sustituido en el CERV III, por un V8 de 5.7 litros DOHC de alto régimen con 650 caballos de fuerza, que fue el origen del motor LT5 utilizado en el Corvette ZR-1 de 1990 a 1995.

Corvette Indy Concept
Corvette Indy Concept

Sin embargo, para cumplir con la promesa de potencia, el motor estaba equipado con un par de turbocompresores, lo que lo separa del Stingray 2020 que usa orgullosamente un V8 de aspiración natural. Si 650 hp asombran aún en 2019, imagínate lo que habrían significado en 1990. Eso es especialmente cierto si consideras que el CERV III carecería de funciones avanzadas como control de estabilidad o componentes aerodinámicos activos para mantenerse firme en el suelo.

  2020 Corvette Stingray 1990 CERV III  
Motor: 6.2L LT2 V8 naturalmente aspirado 5.7L LT5 V8 doble turbo  
Transmisión: Automática de ocho velocidades, doble embrague Automática de seis velocidades  
Potencia (en HP): 490 650  
0 a 60 mph: Menos de tres segundos Menos de cuatro segundos  
Velocidad máxima: No confirmada 225 millas por hora  
Precio inicial: <$60,000 (estimado) $300,000 (estimado en 1990)  

Como puedes ver, las características generales del C8 y del CERV III no están demasiado lejos cuando se comparan en papel. Claro que entramos en el terreno de las excepciones si hablamos de precios. Todavía no estamos seguros de cuánto costará el nuevo C8, pero, sorprendentemente, comenzará en menos de $60,000, lo que suena como cambio suelto en el bolsillo en relación a los $300,000 que se estima hubiese costado el CERV III (¡en dinero de 1990!) como modelo de producción.

Por supuesto, esto no es exactamente una comparación de manzanas contra manzanas. A pesar de todos sus elogios, el Corvette Stingray 2020 es esencialmente un superdeportivo de motor central de nivel básico. Si el CERV III hubiera entrado en producción con todos sus sistemas de vanguardia y tremenda potencia, se habría alineado en el tope del escalafón de los superautos con el Jaguar XJ220 y el McLaren F1, dos vehículos que muchos consideran los primeros hipercarros de la historia. Aún así, las estimaciones de rendimiento para el C8 Stingray sugieren que superaría el CERV III, aunque no por mucho.

Es extremadamente interesante ver 30 años de evolución desde el CERV III hasta el Corvette Stingray 2020. También nos deja preguntándonos “qué pasaría si…”. ¿Debería GM haber ido hacia adelante con el CERV III para crear un Corvette C5 de motor central, o es el nuevo C8 un supercarro que valió la pena esperar? Te invitamos a dejarnos tu opinión abajo, en la sección de comentarios.