Te puedes comprar una flota de 150 carritos económicos con los que cuesta el menos caro de los Bugatti.

Normalmente, un accidente de tránsito menor ni siquiera se publicaría en el boletín de noticias comunitario. Pero cuando el Bugatti Chiron del cómico Tracy Morgan fue rozado por una Honda CR-V in Nueva York, a pocos minutos de haberlo comprado, la cobertura periodística fue a nivel global. 

Esto es natural, Bugatti fabrica los carros más caros del mundo. Son caros aún para los parámetros de la gente más rica, y hacen que los Ferraris y Lamborghinis parezcan baratijas. , pero los costos anuales de mantenimiento son también astronómicos. El cambio de aceite de un Bugatti cualquiera ronda entre los 20,000 y $25,000, mientras que el precio de un juego de neumáticos nuevos merodea el vecindario de los $38,000. Normalmente, lo dueños de los Bugatti poseen más de uno. !Eso sí que es riqueza! 

Bugatti es uno de los nombre más históricos e ilustres de la historia del automóvil. Su emblema adorna las espectaculares carrocerías de algunos de los mejores y más deslumbrante vehículos de la edad de oro del automóvil. La compañía francesa que los fabricaba desde 1909 nunca pudo recuperarse de la devastación causada por la Segunda Guerra Mundial, pero el valor histórico del nombre ha causado que haya sido resucitado, dos veces. En 1998 Volkswagen adquirió los derechos para construir vehículos con el nombre Bugatti, mostrando su primer modelo de producción, el Veyron 16.4, siete años más tarde en el Auto Show de Tokio de 2005. Con 1,001 horsepower (746 kilowatts) a su disposición era uno de los carros de producción más veloces jamás construidos.

El Veyron fue retirado en 2015 después de construir y vender 450 unidades a personas extremadamente ricas. La compañía dice que algunas unidades con especificaciones exclusivas para sus compradores llegaron a ser vendidas por $1.3 millones cada una. Pero eso es sencillo suelto en los bolsillos cuando se le compara al costo de los modelos actuales de la línea Bugatti. Sigue las imágenes para que te enteres.