Estas camionetas obtuvieron las mejores calificaciones de los organismos que evalúan la seguridad y cuentan con sistemas de frenos automáticos avanzados.

Los compradores han volcado sus preferencias decididamente hacia las camionetas SUVs y crossovers. Mientras que las ventas de carros convencionales apenas representan 30% del mercado de los vehículos nuevos, reportes indican que las ventas de estas camionetas representan el 60% de las ventas de autos nuevos en Estados Unidos.

Es fácil entender por qué los vehículos de techo alto se han vuelto tan populares en la actualidad (especialmente aquellos basados en plataformas de vehículos regulares). Las versiones de lujo estas camionetas no ceden ni un ápice en elegancia, ni en tecnología, y a la vez que ofrecen una posición de comando sobre la vía con buena visibilidad exterior, más espacio interior, y son más fáciles de ingresar y egresar que los autos en que están basadas. Algunas de ellas son deportivas por derecho propio.

En apariencia son vehículos robustos, que parecen ser muy aptos en lo que a la seguridad de sus ocupantes y a la prevención de accidentes se refiere. Hemos visto calificaciones de seguridad tanto de la industria de las aseguradoras, representada por el Instituto de las Aseguradoras para la Seguridad Vial (IIHS por sus siglas en inglés), y agencias gubernamentales como la Administración Nacional de Seguridad de Vial (NHTSA por sus siglas en inglés), ambas basadas en resultados de pruebas de choque. En base a la información provista por esos organismo, conformamos la siguiente lista de las nueve camionetas de lujo más seguras disponibles en Estados Unidos en 2019.  Curiosamente, todas las camionetas de la lista, con una sola excepción, son modelos de marcas europeas de lujo.

Todas ellas recibieron las clasificaciones ‘selección de seguridad superior, o superior +’ del IIHS, y las cinco estrellas en la protección a los ocupantes de parte de la NTHSA.

Para recibir la calificación superior de seguridad (Top Safety Pick) un vehículo debe lograr la calificación máxima de ‘Bueno’ en las pruebas de choque frontal superpuesto del lado del conductor de intensidad pequeña y moderada,  así como en las pruebas de choque lateral, fuerza del techo y respuesta de los reposa cabezas. Además, el sistema de frenado autónomo de emergencia, estándar u opcional, debe ser calificado como ‘Avanzado’ o ‘Superior’, y el funcionamiento de sus faros delanteros debe ser calificado ‘Bueno’ o ‘Aceptable’.

Para obtener la calificación superior de seguridad  + (Top Safety Pick +) un modelo tiene que recibir calificación ‘Bueno’ en las pruebas de choque laterales en ambos costados y para el desempeño de sus faros. Es importante destacar el desempeño de los faros puede variar de manera significativa para el mismo modelo, dependiendo de su sistemas de iluminación estándar y opcional. Por ejemplo, IIHS sostiene que la iluminación opcional de la  XC40 es buena para sus faros LED curvo-adaptables opcionales, lo cual la habilita a recibir la calificación ‘Superior +’. Pero al mismo tiempo sus luces LED estándar recibieron calificación ‘Pobre’, debido a un resplandor excesivo de los halos bajos.

Hay que tener en cuenta que los modelos de lujo más caros, y otros de bajo volumen, normalmente son excluidos de estas pruebas. Por ejemplo, mientras el IIHS no probó la costosa Tesla Model X, la misma recibió las calificaciones más altas entre las SUVs por la protección de sus ocupantes según las pruebas de choque de la NHTSA. La Model X no sólo recibió también la clasificación máxima de 5 estrellas en las pruebas de impacto frontal y lateral, sino que superó a sus rivales siendo la única camioneta en recibir 5 estrellas en el apartado de protección contra vuelcos, dado que su batería le permite un centro de gravedad relativamente bajo para una camioneta.